default_mobilelogo

 

11745872_10207497507421638_230826247475571605_n.jpg

 

Miró al frente,

eso le habían dicho siempre los de atrás,

«mirada al frente,

un paso en falso,

y nos quitarán un blanco.»

 

 

 

            Leía tantos libros que, muchas veces, su cerebro mezclaba realidad y fantasía de una manera tan profunda y tan clara, que tenía que concentrarse para saber qué acontecimientos le habían sucedido a ella y cuáles a los protagonistas de las historias que leía. O, al menos, eso me dijo el día que nos conocimos.

20150717_075913.jpg

 

Se sentaba siempre debajo del sauce a leer.

Le gustaba porque sabía que siempre había estado ahí,

muchos años antes de su nacimiento,

e incluso siglos antes de la fundación del pueblo.

Apreciaba sus raíces y bebía del goteo de sus ramas los días de lluvia.

 

 

 

IMG-20141230-WA0013.jpg

Nunca pensó que el futuro llegaría tan pronto,

Nunca se paró a pensar en que el futuro es el ahora,

Que el mañana no existe,

Que es un invento de la sociedad para intentar convencernos

De que lo que más nos gusta siempre puede hacerse luego.

Que lo importante es el trabajo

Y que sin dinero no llegas a ningún lado.

 

Los tres mosqueteros eran amigos

desde que empezaron a andar.

Todos ellos con ambiciones diferentes:

uno artista, otro científico, y el último, dependiente.

Un círculo que se transforma en un cuadrado,

Un día feliz que de repente se torna algo gris

Y, por mucho que frotes, la mancha continua ahí.

Una ciudad desconocida que pasa a ser tu casa,

Un baúl olvidado en medio del armario

en el que guardaba tus poesías,

nuestras poesías.

Barco en la playa

El viento era fuerte, la marea estaba alta.

Y aún así ella esperaba en el puente a que él regresara.

La cristalera observaba el volar de los días y consideraba que el cielo no era más que un reflejo de su alma. De esta forma, al pasar las nubes intentaba averiguar su grado de oscuridad, y dependiendo de ello, hacía que sus cristales cambiaran de tonalidad. Por eso, los paseantes de la ciudad consideraban al castillo un misterio.

Lo que queremos averiguar, en ocasiones, ya lo sabemos, pero nos perdemos dando palos como ciegos